lunes, 11 de agosto de 2008

HACIA LOS 90 AÑOS DE LA PARROQUIA DE GUADALUPE

Se cumplirán el próximo 19 de setiembre

Hace nueve décadas que los vecinos tienen la posibilidad de profesar su fe en el templo. Habrá festejos, aunque algo empañados por la carencia de fondos para seguir restaurando la basílica.
Hace 90 años comenzó a publicarse El Litoral, y al poco tiempo esa novedad empezó a ser acompañada por otra de carácter espiritual: poco más de un mes después del lanzamiento Guadalupe comenzó a tener su propia parroquia, teniendo como sede la basílica construida algunos años antes como destino de peregrinación.
"Hay una coincidencia con El Litoral, aunque el diario tiene más días: cumplió el 7 de agosto, y la basílica el 19 de setiembre de 1918 fue erigida como parroquia. Hay que hacer una aclaración: el lugar de culto había comenzado a mediados del siglo XVIII, pero era un lugar de peregrinación, una capilla donde se celebraban los oficios litúrgicos, donde la gente peregrinaba, pero no era una parroquia en la cual se administraran los sacramentos: el bautismo, la confirmación, el matrimonio; o también donde los chicos realizaran la catequesis de preparación para los otros sacramentos", relata Olidio Panigo, actual párroco. Según el sacerdote, "la gente de Guadalupe dependía hasta el año 1918 de la parroquia San Juan Bautista".
¿Que está lejos...?
Claro. Entonces uno de los argumentos esgrimidos por los fieles de ese momento era la distancia que tenían tanto, para que los chicos acudieran a catequesis como para la celebración de los sacramentos y para la atención de los enfermos: ya que normalmente es el párroco el encargado de atender a los enfermos que están dentro de su jurisdicción. Entonces a ellos les preocupaba el hecho de que algunos enfermos no podían contar con la asistencia espiritual, incluso antes de su muerte en algunos casos por la distancia que tenían. Además los medios de movilidad en aquella época no eran lo que nosotros tenemos ahora.Entonces por eso monseñor Boneo creó la parroquia de Guadalupe el 19 de setiembre de 1918. Lo llamativo, y acá aparece un poco la devoción de monseñor Boneo por la Virgen de Guadalupe, es que él la había puesto como patrona de la diócesis, cuando se creó a fines del siglo XIX, y la parroquia nació el mismo día en el cual él cumplía 50 años de sacerdote: como signo también de la unidad de su vocación, de su ministerio sacerdotal y episcopal con la Virgen de Guadalupe.
¿Cuándo estuvo terminado el edificio actual?
Antes estaba la capilla que Francisco Javier de la Rosa comenzó a levantar en 1779. En 1904, se colocó la piedra fundamental de la actual basílica; en 1905, empezaron los trabajos (lamentablemente se derrumbó la anterior capilla), y en 1910 se celebró en la nueva basílica. Que por eso era también nuestra preocupación por todas las obras, porque queríamos tenerlas terminadas para el 2010, cuando se cumplan los 100 años de la inauguración de la actual basílica. Lo que pasa es que los plazos de obra son muy grandes, y es muy difícil llegar a cumplir los vencimientos que uno tiene previstos. Y sin plata, más extensos van a ser (risas).
¿Cómo van celebrar estos 90 años?
Ahora estamos preparando una publicación: la revista de Guadalupe, que sale todos los años, y que va a estar centrada en los 90 años de la parroquia. Va a aparecer su historia, la de algunas de las instituciones que hubo y que ahora están funcionando aquí. Además tendremos la celebración de la misa, recordando los 90 años. También, Dios mediante, contaremos con la presentación del Coro de la Universidad Nacional del Litoral en el contexto de este aniversario. Y también habrá una cena, un festejo, para que después de la misa nos reunamos a compartir la mesa.